lunes, 9 de julio de 2007

Ser amable. Elvis Costello






Henry James:
Hay tres cosas importantes
en la vida
Una es ser amable
Dos es ser amable
Y tres es ser amable











Sentaditos en la Escalera:
Corred el viernes 13 a VIAJAZZ


2 comentarios:

subcomandante calvo dijo...

pues, en este tema de la amabilidad, mas bien parece que brilla por su ausencia,

porque a pesar de leer los blogs, y de llamarte por teléfono, para preguntar sobre tal o cual entrada, o que como se puede hacer esto o lo de más allá,
o mandar e-mails, luego nadie comenta las cosas, parece que nadie ve, o no quiere ver, ese rótulo interactivo que pone COMENTARIOS

yo creo, que es porque hay un efecto de retracción ante el "que dirán de lo que pienso yo", y eso en el caso de que te identifiques, aunque tambien existe la posibilidad de la escritura anónima, que tambien tiene su interés, incluso se puede abordar el comentario desde el personaje que lógicamente, puede ser ficticio y conveniente al caso

otros pueden pensar que si te van, o no, a contestar, juzgando en base a la reciprocidad del discurso

casi nadie piensa, que esto es como un libro abierto, que no hay obligaciones, pero, por otra parte, si las hay porque nos las imponemos en nuestro propio discurso

en este asunto, sería muy interesante la opinión de Paco de Alvaro, que lo analizara, y que actuase en consecuencia

nos asusta quedar atrapados en el discurso, que hemos elaborado, sin la posibilidad de corregirlo, hay riesgos, y sobretodo si el texto propuesto tiene un mínimo de agresividad intelectual, ... si descompone el mundo de las ideas propias

quedan Vds retados a formular sus expresiones, en cualquier blog, aunque el contenido sea sureal, o aunque sea de un amigo, o en el de Bea la Fea si llega el caso.

estoy creyendo que no sabemos escribir, o que no interesa esta comunicación, porque compromete ... es como para decir ¡no sabeis escribir!

bloggers, esperamos el ataque, o sereis forcluidos, realmente el discurso tendrá que ser vacío

allá vosotros, si quereis ley y orden, el subcomandante dará caña, y el cabo de varas tambien, y maria moliner también...

y ... no sigo porque hemos partido de una propuesta amable

Max dijo...

Querido subcomandante, belicosillo le veo a usté. No nos forcluya, por favor, que no estamos para muchos trotes. La realidad nos agota y llegamos a la blogosfera exhaustos. ¿Que no comentamos? Pero si no damos abasto para seguir la productividad de este hombre que, para estar sentadito en la escalera, se mueve más que los ojos de Marujita.

Yo ya no sé cómo tomarme esto de los blogs. Antes pensaba que eran como tertulias. Ahora empiezo a pensar con esto del blogismo es una especie de extraño onanismo público. Y con poco público. Eso sí, público selecto, ya que por lo general somos los amigos quienes nos leemos mutuamente.

Pero, créame, don subcomandante, nos leemos. Lo que ocurre es que con frecuencia no hay nada que añadir en muchas entradas que son lo que son y están bien como están.

Firmado,
General de Sastre
(¿O era Desastre General?)