jueves, 16 de agosto de 2007

Xirinacs. Pau Casals


Xirinacs recibiendo una paliza a manos, porras, patadas y culatazos de la Policía Nacional.

Barcelona. (Agencias).- Los Mossos d'Esquadra encontraron el cuerpo sin vida del ex senador Lluís Maria Xirinacs a sus 75 años en una zona boscosa del Ripollès (Girona). Según confirmó la Policía autonómica, Xirinacs se ha suicidado.

Las mismas fuentes han señalado que en el bolsillo llevaba también una nota en la que decía que "en pleno uso de mis facultades marcho porque quiero acabar mis días en la soledad y el silencio", y añade que "si me queréis hacer feliz no me buscáis. Si alguien me encuentra le ruego que, esté yo como esté, no quiera él perturbar mi soledad y mi silencio".

En el texto dejado en la fundación, con fecha de 6 de agosto de 2007, y que titula "Acto de Soberanía" Xirinacs dice que "He vivido esclavo setenta y cinco años en unos Países Catalanes ocupados por España, por Francia (y por Italia) desde hace siglos". "he vivido luchando contra esta esclavitud todos los años de mi vida adulta. Una nación esclava, como un individuo esclavo, es una vergüenza de la humanidad y del universo".

Añade que "una nación nunca será libre si sus hijos no quieren arriesgar su vida en su libertad y defensa. Amigos, aceptadme este final absoluto victorioso de mi contienda, para contraponer la cobardía de nuestros líderes, masificadores del pueblo".

Se despide diciendo "hoy mi nación acontece soberana absoluta en mí. Ellos han perdido un esclavo. Ella es algo más libre, porque yo soy en vosotros, amigos!"

La figura de Xirinacs
Lluís Maria Xirinacs nació en Barcelona en 1932 y se ordenó sacerdote a sus 22 años. A los 34, empezó su trayectoria reivindicativa combatiendo la vinculación Iglesia-Estado con una larga huelga de hambre que tuvo mucho impacto.

El también escritor protagonizó en la década de los 60 cinco huelgas de hambre, fue uno de los impulsores de la Assemblea de Catalunya y fue encarcelado en dos ocasiones por el régimen franquista, en 1972 y entre 1974 y 1975.

A partir de 1977 Xirinacs fue senador por Barcelona, durante el período de Transición española, y en su momento fue el más votado de España con más de medio millón de votos. También fue candidato al Nobel de la Paz los años 1975, 1976 y 1977. Destacó su trayectoria política en defensa de la independencia de Catalunya.

Tuvo mucha repercusión cuando estuvo de pie doce horas al día ante la prisión Model de Barcelona durante un año y nueve meses hasta que se aprobó la Ley de Amnistía de los presos catalanes. En 2000 realizó una huelga de hambre en la plaza Sant Jaume de Barcelona para reclamar la independencia de los Països Catalans.

En 1980 abandonó la política activa y empezó a trabajar en sus tesis políticas desde el Centro de Estudios Joan Bardina. No abandonó la lucha, pero sí el sacerdocio, en el año 1990.

El año 2004 fue condenado por la Audiencia Nacional a dos años de prisión por un discurso pronunciado el día Once de septiembre de 2002 en el Fossar de les Moreres de Barcelona en el que se declaró amigo de ETA y de Batasuna. Fue puesto en libertad por su avanzada edad y su delicado estado de salud.

En la XXXVI Universidad Catalana de Verano fue homenajeado en un acto en el que participaron unas 200 personas. Hasta el día de hoy, Xirinacs trabajaba en la Fundación Randa, surgida de la fusión entre la Fundación Tercera Via, impulsada por él mismo, y la Escuela de Estudios Políticos Randa. También estuvo detrás de iniciativas como el Árbol de Asambleas del Pueblo.

2 comentarios:

Francisco Calvo dijo...

Desde el silencio de la música, mi respetuoso y profundo adiós solidario, al hombre íntegro en su lucha final,... y al compañero.
Tu ejemplo seguirá vivo en nuestra memoria.

Anónimo dijo...

Si a los progres no os gustaran los tipos como Xirinacs, no seríais progres. Esas cosas las lleváis en el código genético. Lo que no eleva ni un milímetro a Xirinacs. Por cierto, en castellano Cataluña se escribe con eñe, no con el dígrafo catalán ny.Me parece muy bien que escribáis Catalunya, a condición de que, a partir de ahí segáis escribiendo en catalán. Si todo el mundo os entiende, tontos...