viernes, 18 de diciembre de 2009

Naturalidad


Todo resulta tan natural en esta naturaleza para nada muerta.

El perrito tenía hambre. Y sed. La niña con el palito, vestida de hada, atenta. Los hombres a lo suyo, trabajando. El carnero ya nada tiene que decir. Pero dará mucho que hablar, en la sobremesa. Con cánticos y bailes.
Fiesta del Cordero. Montaña del Rif, Marruecos, noviembre 2009.