sábado, 25 de septiembre de 2010

¡Señoras y señores, perdonen las molestias, prefiero reinar antes que tener que pedir...!



Soy hijo de exiliados. Hasta los 27 años y poco antes de la Transición no pude volver a España por Franco. Ahora tengo 70 años. Hace meses me sacaron el 30 % de un pulmón. Mi mujer es inmigrante. Tengo tres hijos con ella. De los tres sólo trabaja una, la del medio... pero no cobra nada. Todos, incluidos los nietos, viven de mi asignación. La mayor se acaba de divorciar. Mi yerno se daba a las drogas y al alcohol y la ha dejado con dos hijos. El pequeño de mis hijos aún no se ha ido de casa y además se ha casado con una divorciada y la ha traído, esa señora antes trabajaba pero desde que vino a mi casa ya no. Ahora tienen dos niñas que también viven bajo nuestro techo. Y para colmo este año casi no nos hemos podido ir de vacaciones y si me apuras...... ni he podido celebrar que España ha ganado los Mundiales.

(Testimonio recogido en la estación del Metro de Cuatro Caminos, leyendo el periódico digital El Mundo Today)