martes, 6 de julio de 2010

William Carlos Williams y su Señora Apiñes











El hombre que dio a luz la moderna poesía norteamericana de postguerra, padre de la beat generation


William Carlos Williams (1863-1963) fue poeta y médico de Rutherford, New Jersey, lugar donde nació y practicó la medicina durante cuarenta años. Se calcula que atendió alrededor de dos mil partos a lo largo de su carrera. En su autobiografía menciona la reacción de la gente que admiraba su energía para dedicarse profundamente a la literatura (escribiendo no sólo varios libros de poemas, sino también ensayo y narrativa) y a la medicina. En seguida explica cómo considera que lejos de llevar dos trabajos, ambas tareas se sustentan y complementan en la relación médico-paciente: “El médico disfruta de la maravillosa oportunidad de asistir al verdadero nacimiento de las palabras… Nos hemos ido acostumbrando a un restringido abanico de expresión: la muchacha que acude titubeante y sin aliento a mi consulta, aún chiquilla bajo su ropa interior, y me pide que no deje entrar a su madre; el hombre que ha perdido la razón, todos dicen lo mismo… Nos damos cuenta de que, más allá de lo que todos decían, está lo que trataban de decir… El poema que cada uno intenta en verdad comunicarnos subyace en las palabras”. La práctica médica.

Le médecin malgré lui

Sí, supongo que debería
lavar las paredes del consultorio
sacar el óxido
de los instrumentos y guardarlos
en orden de una vez
colocar una estantería en el laboratorio
echar los viejos colorantes
lavar las botellas
y llenarlas de nuevo, comprar
otra lente, ordenar
las revistas en lugar de
tenerlas tiradas
en un montón... entonces empezar
diez años atrás y
leerlas hasta la fecha
catalogando los artículos
importantes listos para consulta.
Supongo que debería
leerme los libros nuevos.
Si a eso le añado,
una visita a la sastrería
y a la tintorería
la barba digna
un aspecto cultivado
de importancia...
¿Quién sabe? Podría ser
fiable a mi Señora Felicidad
¡Y jamás pensar en otra cosa
que no sea una idea pura!

Le médecin malgré Lui
William Carlos Williams (EEUU, 1883-1963)


Oh I suppose I should
wash the walls of my office
polish the rust from
my instruments and keep them
definately in order
build shelves in the laboratory
empty out the old stains
clean the bottles
and refill them, buy
another lens, put
my journals on edge instead of
letting them lie flat
in heaps-then begin
ten years back and
gradually
read them to date
cataloguing important
articles for ready reference.
I suppose I should
read the new books.
If to this I added
a bill at the tailor's
and at the cleaner's
grew a decent beard
and cultivated a look
of importance-
Who can tell? I might be
a credit to my Lady of Apiñes
and never think of anything
but a white thought