viernes, 1 de octubre de 2010

Frank Sinatra, por debajo de las faldas




Fecha: 25 septiembre 1986
Lugar: Estadio Santiago Bernabeu
Artista: Frank Sinatra



Lo de Sinatra fue mucho, porque Frank es mucho Sinatra. Curiosamente -cosas de este país-, en los días precedentes al concierto se habían oído y leído todo tipo de majaderías sobre el que se daba como “seguro fracaso” de la tardía presentación del artista en España. Parece que es atávica manía en este solar patrio decir el mayor número de tonterías posibles frente a las primeras visitas de las grandes leyendas de la música popular, desde los Rolling Stones a Dylan, pasando por La Voz.

En el campo de fútbol de los caballeros del honor, Sinatra hizo las cosas a su manera: a lo grande. Le acompañó la Royal Philarmonic Orchestra, dirigida por William Miller. Los arreglos orquestales de su histórico repertorio fueron recreaciones en fastuoso 3D de lo realizado en su tiempo por el gran Nelson Riddle. El tío de los ojos azules apareció en escena tranquilamente, puso las partituras encima del atril y comenzó a cantar como ustedes saben: de fábula.

Arrancó con “Fly me to the Moon” y siguió su vuelo con “I’ve got you under my skin”, “New York, New York”, “L.A. is my Lady”, “April in Paris”, “Mack the Knife”... Saludó al público en castellano, brindando con una copa de agua cristalina: “Salud. Suerte. Mucha suerte para todos. Viva España. Yes.” Se despidió con ese himno a sí mismo titulado “My Way”. Luego se le vio por las pantallas de vídeo partir en un coche oscuro, mientras unas letras enormes se encendían en el alucinado y rugidor estadio Bernabeu: “Gracias España. Frank Sinatra”. Mientras yo escribía unas líneas parecidas a éstas aquella noche en Diario 16, Maruja Torres, sentada a una mesa al lado de la mía, tecleaba el toque hembra subrayando que La Voz nos había metido a todos la mano por debajo de las faldas. El Hombre puso las cosas en su sitio.